Translate

lunes, 6 de junio de 2016

Árbol

     Los sentimientos son como las estaciones del año. Tienden a tener un ciclo, el cual puede ser largo como corto pero sucede.

     Empieza con una brisa en todo tu interior. Nuevos ruidos aparecen, nuevas cosas crecen. Te ponen en un ánimo de relajamiento y el sentido de nuevo en todos lados. Igual que nuevas hojas en un árbol cuando empieza a florecer.
     Luego llega el calor que tiene como adjetivo infernar. Sin mucha brisa y si hay contiene calor en ella. Los ruidos nuevos evolucionan a canciones que dan al calor un humor mejor. Te pone en un ambiente de inquietud y a veces de forma desesperada. Igual que al crecer y enverdecer las hojas de un árbol.
     Continúa un frio caluroso, las canciones empiezan a callarse. Acurrucarse en un sitio seguro y caliente. No se nota mucho pero es verdad. En algunos momentos es más notable que en otros. Como las hojas se ponen anaranjadas o rojas, otras empiezan a caer.
     Terminando con un frio o nieve empieza a tomar posesión de tu interior. No se escucha ni los ruidos del principio. A veces no es notable a simple vista, pero llega el momento que no se puede evadir más. Igual que el proceso donde las hojas caen dejando el árbol desnudo en su totalidad.
     Tristeza o felicidad puede llegar a suceder cuando vuelve a empezar el ciclo. Algunas veces empiezan a nacer de nuevo, otras veces no vuelve a nacer nunca más. Viendo el árbol, tristeza corrió por mi mente y corazón. El árbol no volvió a sacar hojas nuevas como al principio de la primavera anterior.

    No puedo dejar de observar ese árbol que nunca va a volver a florecer. Solo lo vigilo porque quiero estar pendiente y no perderme el momento en que pueda otra vez empezar la primavera para ese árbol.

1 comentario:

  1. Este es uno de mis escritos usados para una competencia de literatura cuando estaba en 12mo grado en la escuela San José Superior en Caguas, Puerto Rico. Gracias a él me gane el primer lugar en la categoría de ensayo.

    ResponderEliminar